Blog

Noticias

La importancia de la limpieza dental en nuestras mascotas: mucho por muy poco

Sucede muchas veces que, después de haber intervenido quirúrgicamente a un perro o un gato, el propietario nos comenta sorprendido que su mascota "es otra": juega con otros perros, solo quiere pasear y correr...En resumen, algo ha cambiado desde entonces.

Obviamente, hay patologías que son asintomáticas y conviven progresivamente con el animal hasta el punto de que no apreciamos cambios en su comportamiento. Aparentemente nuestro perro sigue siendo el mismo. Son enfermedades que se descubren cuando, de repente, algo nos llama la atención. Sin embargo, hay dolencias extraordinariamente comunes y visibles que pueden modificar radicalmente la vida de nuestra mascota y, por ende, su comportamiento y su estado de ánimo.  

Nuestras mascotas también necesitan limpieza dental


Hay muchos animales con una salud dental muy deteriorada. Como ocurre con nuestros dientes, los dientes de nuestras mascotas también reciben, a diario, ataques de bacterias que forman a llamada placa bacteriana. Si ésta no se elimina mediante un cepillado, termina formando sarro y otras complicaciones  que afectan a la encía y a los propios dientes. Si no se lleva a cabo una limpieza dental en perros adecuada, el animal puede sufrir, incluso, infecciones.  

Síntomas de que nuestro perro necesita una limpieza dental


Todos los perros, independientemente de su tamaño, necesitan una limpieza dental. A largo plazo, una boca sin cuidar puede llegar a provocar complicaciones en la salud de nuestras mascotas. Algunos de los síntomas que nos indican que nuestro perro necesita una limpieza dental son: - La inflamación de las encías - Piezas dentales de color verde grisáceo que evidencia una infección importante - Y algo que el propietario no aprecia a simple vista: la posibilidad de que algunas piezas estén casi desprendidas.  

Una simple limpieza dental puede cambiar la vida a nuestro perro


No hace mucho, acudió a nuestro centro un perro en el que era evidente la necesidad de realizar una limpieza dental. Durante la misma le fueron extraídas doce piezas. Se marchó a casa con tratamiento antibiótico y a los pocos días, su propietaria regresó a nuestro Centro para agradecernos lo que habíamos hecho con su perro.  ¡Había dado un cambio radical! No era el mismo, decía. Y probablemente ese era el perro que tuvieron hace tiempo, pero que, poco a poco, se fue apagando por el dolor, por la incapacidad de poder masticar su pienso favorito y por los efectos de la infección. Una simple limpieza dental puede cambiar la vida a nuestro perro. No es mucho si pensamos en cuánto nos ofrecen.